Cuerpo

Exfoliación e hidratación

Exfoliación e hidratación
Una piel limpia, libre de impurezas y brillante, requiere dos cuidados básicos: exfoliación e hidratación.

El primero paso sirve para eliminar las células muertas e impurezas, mientras que el segundo mantiene la elasticidad y firmeza. La piel se ensucia por diferentes vías. Por un lado, las impurezas externas derivadas del polvo o de la contaminación del aire, por ejemplo. Pueden ser transferidos por contacto, por lo que se acumula en la superficie cutánea. Este tipo de suciedad puede agudizar la apariencia de las arrugas y líneas de expresión, dándole un aspecto más duro y profundo.

Por otro lado están los residuos cosméticos que, en demasiadas ocasiones, no se limpian correctamente, lo que termina por convertirse en suciedad. A esto hay que añadirle que la piel segrega constantemente sudor y grasa que se depositan en la superficie de la piel. En el caso de las pieles maduras, al ralentizarse el proceso de regeneración celular, se acumulan las células muertas y la piel adquiere un tono apagado.

EXFOLIACIÓN

Para limpiar la piel en profundidad, en general, es recomendable realizar una exfoliación una vez a la semana, pero cada tipo de piel necesita una frecuencia distinta. Se recomienda sobre todo para pieles grasas o con acné para eliminar el exceso de sebo, pudiéndose realizar entre dos o tres veces por semana, mientras que para las pieles secas una es suficiente. Realizar demasiadas exfoliaciones puede irritar la piel, reduce las aplicaciones si observas enrojecimiento.

Para evitar irritaciones, usa el exfoliante siguiendo al pie de la letra las indicaciones del producto y aplícalo suavemente con una esponja o guante de baño. Puedes preparar un exfoliante corporal con productos naturales, sólo tienes que mezclar el zumo de 2 limones y 3 cucharaditas de azúcar.

MASCARILLAS

Las mascarillas faciales son ideales para eliminar las impurezas, humectar la piel y dejarla tersa y suave. Puedes utilizarlas como complemento del limpiador facial para conseguir los mejores resultados. Las más utilizadas son las de arcilla para el acné y las hidratantes para cualquier tipo de piel.

Las mascarillas corporales son un refuerzo a tu hidratación diaria. Puedes preparar una mezcla natural de miel para aplicar sobre el cuerpo durante 10 minutos. Otra mascarilla casera muy hidratante es la elaborada con la pulpa de un aguacate maduro y una yema de huevo que deberás dejar actuar sobre la piel durante 30 minutos. A la hora de elegir tu tipo de mascarilla tienes que conocer tu tipo de piel para saber cuáles son tus necesidades: hidratación, limpieza, nutrición, etc. Existen en el mercado una gran variedad de productos que seguro se adaptan a tus necesidades. Aplícatelas una vez a la semana, después de limpiar y tonificar la piel.

Tags relacionados:

© 2014 Aialanet S.L.
© www.hogarutil.com Todos los derechos reservados

Aialanet, S.L. | Aviso legal | Política de Privacidad | Contacta con nosotros | Suscripción | Publicidad Teléfono: 902 540 151

Entidad adherida a Confianza Online Entidad adherida a Confianza Online

Datos auditados por Comscore y OJD
Datos mensuales de Hogarutil en OJD interactiva